Comisión de paz

CARTA PASTORAL DE LÍDERES Y LIDERESAS DE IGLESIAS Y DEL MOVIMIENTO ECUMÉNICO POR LA PAZ EN COLOMBIA

CARTA PASTORAL DE LÍDERES Y LIDERESAS DE IGLESIAS Y DEL MOVIMIENTO ECUMÉNICO POR LA PAZ EN COLOMBIA

“DESAFIOS PARA EL MOVIMIENTO ECUMENICO ANTE UNA SALIDA NEGOCIADA AL CONFLICTO ARMADO EN COLOMBIA”

Bogotá, Junio 27 y 28 de 2012

Quienes hemos participado en representación de las iglesias y organizaciones cristianas en el Encuentro Nacional Ecuménico de Lideres y Lideresas de Iglesias y Organizaciones Ecuménicas sobre Paz en Colombia, y la mesa ecuménica por la paz, realizado los días 27 y 28 de junio en la ciudad de Bogotá, iluminados por el Espíritu de Dios, hemos analizado desde el compromiso con el evangelio de la paz, el contexto y las tendencias del conflicto, así como las iniciativas y las posibilidades de hacer posible la paz en Colombia por medio de la negociación y el diálogo. A partir de este análisis resaltamos los siguientes aspectos:

En Colombia aun continúan dominando las políticas de guerra para la solución del conflicto, y domina la violencia como fuerza productiva y de poder. El gobierno del presidente Santos mantiene una estrategia de solución militar del conflicto pero tiene además la urgencia de lograr la paz para que avancen sus políticas centradas en las locomotoras de su plan de gobierno. Ante esta necesidad el Marco Jurídico para la Paz ofrece disminución de penas a cambio de desmovilización, así como participación política de algunos líderes de una insurgencia derrotada.  Este marco es coherente con una estrategia de solución militar. Por su parte los grupos armados ilegales han logrado reacomodar su estrategia para mantener la guerra, aunque ya no buscan la toma del poder sino ganar espacios para tener acceso a este.

Ante esta lógica militarista, vemos que la solución del conflicto no depende de los actores armados y lo que está sucediendo es que hay militarización y se está incrementando el conflicto en las zonas donde se tienen planes de desarrollo e implementación de proyectos energéticos y mineros. Para contrarrestar esta lógica hay sectores sociales que  están construyendo una ruta donde las reservas para hacer posible la paz están en la conciencia ética de la población civil, especialmente en los sectores que vienen mostrando su indignación ante la forma como se continúan degradando las diversas formas de violencia y en la fuerza organizativa de las comunidades en resistencias.  Estamos en tiempos donde hay iniciativas de paz, pero no llegamos a tener un acumulado que nos permita entrar a un nuevo periodo histórico de paz.

En esta ruta y enfoque que se está construyendo, la paz  se entiende como un proceso, esto significa, que la paz no es producto de un decreto, no es silencio de fusiles, desmovilización, no se divide en conflicto y pos conflicto, no es un acuerdo entre los armados. La paz es un camino donde se deconstruyen los imaginarios de la violencia y del abuso del poder que tenemos instaladas en nuestras mentes y en las estructuras sociales. Esto necesita ser transformado por formas de pensar y vivir que sean alternativas, como las del buen vivir y la búsqueda de justicia plena para los seres humanos y toda la creación de Dios.

Para logar la paz es necesario constituirnos en actores o sujetos políticos como sociedad civil con una identidad eclesial y de fe. Esto significa que no delegamos ni en los actores armados ilegales, ni en el gobierno la construcción de la paz. Como iglesias y movimiento ecuménico que somos parte de la sociedad civil reclamamos estar presentes en todos los escenarios de construcción de paz. La paz no se puede construir con modelos clásicos de negociación entre los armados, ya que estos están agotados. Se necesitan propuestas creativas innovadoras, desde las comunidades y que valoren la diversidad de propuestas y formas de hacer posible y de participar en la búsqueda de la paz.

Este análisis del contexto fue ampliado al compartir las siguientes experiencias de construcción de paz: Mesa Ecuménica por la Paz, JUSTAPAZ, Comisión de Paz de CEDECOL, Red Ecuménica de Colombia, Red Ecuménica de Mujeres por la Paz, CEPALC, Comunidades Eclesiales de Base, Teusaquillo Territorio de Paz, Pastoral Social de la Iglesia Católica, Movimiento Continental de Cristianos por la Paz, Colectivo Socio-Jurídico Orlando Fals Borda, Fraternidad de la Amistad. A este compartir se unieron experiencias internacionales de búsqueda de paz desarrolladas por el Consejo Mundial de Iglesias, el CLAI y la Federación Mundial Luterana, quienes han participado en procesos de paz muy significativos a nivel mundial, lo cual abre horizontes y enriquece nuestra búsqueda y construcción de paz en Colombia.

Al compartir estas experiencias valoramos que como sectores sociales de iglesias y ecuménicos tenemos una identidad y elementos comunes desde los cuales podemos hacer un gran aporte para hacer posible la paz en nuestro país. De estos aspectos destacamos:

  • Lo que nos motiva a trabajar por la paz es nuestra fe y el compromiso con el evangelio que proclama las buenas nuevas de paz a la humanidad y a toda la creación.
  • El trabajo por la paz está sustentado en experiencias de comunidades locales e iglesias que sufren las diversas formas de violencia del conflicto y buscan construir alternativas de vida desde la esperanza del evangelio.
  • La búsqueda de la paz incluye una gran diversidad de formas organizativas, estrategias y acciones que valoramos como un gran potencial para aportar al movimiento social  de paz en Colombia.
  • Los principales temas en los cuales están enfocados el trabajo por la paz son: la no violencia, los derechos humanos, la búsqueda de justicia, la incidencia, la reconciliación, el perdón, la recuperación de la memoria y el acompañamiento a las comunidades.

Ante estas experiencias e iniciativas nos sentimos llamados y llamadas por Dios para avanzar en estrategias de trabajo y en la articulación que permita tener un mayor impacto y podamos aporte al movimiento social por la  paz en Colombia de la siguiente manera:

  • Desde nuestra identidad de fe y eclesial trabajar para constituirnos en actores-sujetos sociales que trabajamos y aportamos en una salida dialogada al conflicto y en la búsqueda de paz.
  • Fortalecer el trabajo por la paz como proceso creativo, guiado por el espíritu de Dios que articula, incluye, sistematiza, acumula, aprende de la experiencia y tiene contradicciones.
  • En la formación para la paz empezar a desarrollar procesos de deconstrucción de los imaginarios bíblico-teológicos donde se sustenta la violencia, el abuso del poder y recuperar-proponer imaginarios donde primen las relaciones de paz y justicia entre los seres humanos y con la creación.
  • Ampliar la investigación, la producción, difusión, la incidencia y la visibilización de lo que hacemos y proponemos por los medios de comunicación con un lenguaje sencillo y propio de los sectores sociales y de iglesias.
  • Avanzar en la articulación del trabajo por la paz que nos permita aportar junto con el movimiento social hechos continuos o permanentes que transformen las relaciones sociales, y vayan construyendo alternativas a las estructuras políticas que mantienen las diversas formas de violencia y la guerra en Colombia.
  • Buscar la cooperación y el trabajo conjunto en las comunidades locales, en las regiones y desde estos espacios tejer las articulaciones ecuménicas nacionales e internacionales.
  • Las iglesias como parte de la sociedad civil tenemos la capacidad para construir puentes y desarrollar diálogos pastorales que ayuden a que los actores avancen en negociaciones de paz.
  • Seguir aprendiendo de las experiencias de construcción de paz donde ha participado nuestra familia ecuménica global y pedir a las iglesias y organizaciones ecuménicas internacionales, que mantengan el acompañamiento, el compartir de aprendizajes y apoyo integral en el camino común que nos anima para hacer posible en Colombia una paz que sea fruto de la justicia, como lo anuncia la biblia.

Al afirmar nuestro compromiso de fe con estos desafíos nos unimos a la indignación de la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas en Colombia por la reciente reforma a la justicia, la cual modifica la constitución colombiana en beneficio de los congresistas y expresamos nuestra solidaridad con el pueblo del de Paraguay, uniéndonos al pedido de la familia ecuménica en la región para que se garantice un juicio justo al presidente Lugo y se restablezca la democracia en este hermano país.

Los y las representantes de iglesias, organizaciones cristianas y procesos ecuménicos que participamos en este encuentro somos los siguientes:

Carmen Cecilia Alfaro D. Religiosa del Sagrado Corazón y Comisión de Justicia, Solidaridad y Paz  de la Conferencias de Religiosos de Colombia

Amparo Beltrán, CEPALC

Ricardo Pinzón, Mencoldes

Fernando Quintero Duran, CEBS y Grupos Cristianos

John Javier Torres, CEBS y Grupos Cristianos

Julia Cifuentes, CEBS y Grupos Cristianos

Andrés Alba, Iglesia Luterana, Equipo Red Ecuménica

Maritze Trigos; Hermanas de la Presentación y Mujeres Ecuménicas Constructoras de Paz

Fernando San Miguel, Iglesia Presbiteriana y Teusaquillo Territorio de Paz

Blanca Echeverry, Iglesia  Anglicana y PEAC

Francisco Duques, Obispo de la Iglesia Anglicana

Clara Vásquez, Federación de Dominicas de Colombia-FERDOC

Jenny Neme, Justapaz y Comisión de paz de CEDECOL

Monseñor Héctor Fabio Henao, Pastoral Social Iglesia Católica

Christain Mantilla, Movimiento Franciscano por la Paz

Omar Fernández. Cristianos por la Paz y Movimiento Ecuménico por la paz

Fernando Alexander San Miguel. Colectivo Socio-Jurídico Orlando Fals Borda

Oscar Quevedo, Iglesia Metodista

Olga Fonseca, Comisión de Paz de Cedecol

John Thomson, Iglesia Episcopal

Cesar Santoyo, Colectivo Socio-Jurídico Orlando Fals Borda

Ted Gaiser, Iglesia Episcopal

Sol Ángela, Movimiento Continental de cristianos por la Paz

Enrique Vijver, Proyecto de Reconciliación

Diego Pérez, SUICOL expositor de tema

Camilo González Posso; INDEPAZ, expositor de tema

Milton Mejía, CUR. Equipo Red Ecuménica, Barranquilla

Amilcar Ulloa, Iglesia Interamericana, Fraternidad de la Amistad, Equipo Red Ecuménica, Medellín

Antonis de Jesús Calvo, Iglesia Episcopal, Equipo Red Ecuménica, Cali

Pablo Moreno, FUB, Comisión de Paz de Cedecol, Cali

Luz Milia Cárdenas, Parroquia Santa Geltrudis de Suba.

Juan Alberto Cardona, Obispo de la Iglesia Metodista, Medellín

Jesús Vargas, Moderador de la Iglesia Presbiteriana, Apartado

Rabino Richard Gamboa, Teusaquillo Territorio de paz

Martha Lesmes, CEBS y grupos cristianos

Humberto Shikiya, CREAS, apoyo metodológico

Silvio Schneider, FLM-Programa Colombia

Chris Ferguson, Iglesia Unida de Canadá y PEAC

Nilton Giesse, CLAI, por Internet

Jairo Suarez, Iglesia Luterana, CREAS